Asamblea Regional de trabajadores/as de CyT – CABA-GBA

La Comisión CABA-GBA de la Red Federal de Afectadxs convoca a toda la comunidad científica de la región a participar, el 27/03 a las 18hs, de la Asamblea Regional de trabajadores/as de Ciencia y Técnica de Capital Federal y Gran Buenos Aires con el fin de debatir estrategias que permitan fortalecer la lucha regional y nacional contra el ajuste y el desmantelamiento del sistema de Ciencia y Técnica y de elaborar propuestas conjuntas de cara al III Plenario Nacional que tendrá lugar el próximo 1° de Abril en Santa Fe.

La participación masiva y activa de todas las organizaciones y compañeros/as que han sostenido el movimiento de lucha colectiva contra el ajuste y los despidos, desde la toma del MinCyT y de los CCTs de todo el país, es crucial para garantizar un debate plural y representativo que permita coordinar acciones firmes y mancomunadas para enfrentar los graves incumplimientos del gobierno respecto del Acta Acuerdo firmada en diciembre, inscritos a su vez en un contexto de desfinanciamiento generalizado de la ciencia en la Argentina.

¡Esperamos la participación de todxs lxs científicxs, docentes y estudiantes!

 

Rebelión en la ciencia: mujeres contra el techo de cristal

Agencia TSS – 8 de marzo de 2017

Por Nadia Luna

En el ámbito científico y tecnológico la desigualdad y la violencia de género se viven de manera cotidiana. Las mujeres deben enfrentar estereotipos y procesos de segregación y discriminación institucionalizados. TSS habló con especialistas y con investigadoras organizadas en distintas agrupaciones que buscan una sociedad más justa.

Soledad Cutuli es antropóloga y estudia el proceso de politización de las travestis. Siempre le interesó el tema. En 2007, a los 24 años, comenzó su doctorado en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires. Durante la entrevista de admisión, relató su proyecto de investigación ante la atenta mirada de dos profesores. Cuando terminó, los docentes intercambiaron una mirada perpleja y solo le hicieron una pregunta:

-¿Qué opina tu papá de este tema?

“Así empecé mi carrera”, dice Cutuli. “También se han metido con mi identidad de género por trabajar con esa temática”. Su caso no es una excepción. Guadalupe Maradei, doctora en Filosofía y Letras e investigadora en la misma facultad, asegura que, “en el ámbito académico, hay comentarios misóginos casi a diario. Dicen, por ejemplo: ‘Te invitaron a esa conferencia porque te querían levantar’. Incluso, hay compañeras que denuncian casos de abuso por parte de sus directores o que no las quisieron presentar a evaluación porque habían tenido un hijo y consideraban que no iban a rendir lo suficiente”.

Un grupo de investigadoras creó, recientemente, el colectivo Trabajadoras de Ciencia y Universidad, con el objetivo de visibilizar y desnaturalizar las situaciones de desigualdad y violencia de género que viven de manera cotidiana. Las científicas acaban de lanzar una campaña en redes sociales titulada “A las trabajadoras de ciencia y universidad nos andan diciendo”, en la que invitan a sus colegas a contar sus experiencias. Ahí se pueden leer frases como la de un director de tesis que aconseja a sus becarias: “Chicas, no se embaracen hasta que terminen la tesis”. También la de una profesora que sentencia: “Las mujeres embarazadas no piensan bien porque tienen las neuronas llenas de leche”. El machismo no es solo cosa de hombres.

Esta trama de microviolencias cotidianas parece reforzar los procesos de segregación horizontal y vertical que se vienen discutiendo desde hace rato en el ámbito académico. La primera remite a la escasa presencia de mujeres en disciplinas como las ingenierías, matemática, física e informática. En tanto, la segregación vertical es el fenómeno que se conoce como “techo de cristal”. Las científicas son mayoría en los niveles iniciales de la carrera pero su presencia disminuye a medida que se asciende en la pirámide profesional. En la carrera de investigador del CONICET (CIC), las mujeres representan, desde la categoría más baja a la más alta, los siguientes porcentajes: investigadoras asistentes, 57%; adjuntas, 54%; independientes, 48%; principales, 39%; y superiores, apenas el 25%.

Fuente: CONICET.
Nota completa

http://www.unsam.edu.ar/tss/rebelion-en-la-ciencia-mujeres-contra-el-techo-de-cristal/

Declaración de directores y directoras de unidades ejecutoras de CONICET

El 3 de marzo se entregó en la mesa de entrada del CONICET la siguiente declaración/petitorio firmado por el 53% de los directores y directoras de Institutos de CONICET.

Los/as Directores/as de Unidades Ejecutoras de CONICET, expresamos nuestra disconformidad con lo resuelto por el Directorio de nuestra Institución sobre las bases y condiciones que regirían el próximo concurso de Ingresos a la CIC.

Los motivos de dicha disconformidad se fundamentan en los siguientes considerandos:
– La decisión establece la reducción de puestos para la incorporación de nuevos investigadores, contemplados en el Plan Argentina Innovadora 2020, sin considerar siquiera una solicitud de mayor presupuesto para 2018.
– La decisión se toma en el marco de una situación preocupante respecto del presupuesto destinado a Ciencia y Técnica en el país y particularmente de CONICET, que afecta a sus recursos humanos y materiales. En otras palabras, da por aceptada dicha reducción de presupuesto.
– La restricción en el número de ingresantes previstos para la actual convocatoria, de manera similar a lo ocurrido con la anterior, pone en riesgo el desarrollo del conjunto del sistema científico nacional y acepta poner en el rubro pérdidas la enorme inversión hecha en la formación de recursos humanos en las etapas de doctorado y postdoctorado.
– La decisión de asignar la mitad de los cargos a concursar a “temas estratégicos y tecnológicos”  altera el equilibrio que debe primar para la sustentabilidad del sistema científico nacional. Limita el progreso de líneas de investigación consolidadas y de reciente desarrollo en las cuales el país tiene referentes de envergadura internacional, que son orgullo de nuestra Institución. Esta decisión genera la falsa controversia de investigaciones “útiles” e “inútiles”, dejando de lado el principio de calidad que rige los trabajos de los investigadores de CONICET. Por otro lado, obliga a postulantes y evaluadores a “encajar” sus temas en los teóricamente “estratégicos y tecnológicos” en desmedro de sus capacidades y cualidades.
– La resolución adoptada por el Directorio – cuya composición no se encuentra debidamente regularizada – sin un proceso previo de consulta con la comunidad  científica distorsiona radicalmente el criterio democrático, armónico y equitativo que rige nuestra Institución desde hace muchos años.

Por lo tanto, como miembros activos de la comunidad científica y responsables de la gestión institucional de las Unidades Ejecutoras de CONICET que articulan grupos de trabajo, proyectos de investigación y actividades de transferencia en todo el territorio nacional, creemos oportuno y conveniente peticionar la revisión de la medida adoptada atendiendo a los argumentos antes expuestos, a la vez que solicitar la apertura de instancias de participación con el propósito de elaborar instrumentos confiables y consensuados en materia de ingresos a la CIC, capaces de promover de manera conjunta “la investigación básica, aplicada, el desarrollo tecnológico, y la formación de investigadores y tecnólogos”, y el “desarrollo armónico de las distintas disciplinas y de las regiones que integran el país, teniendo en cuenta la realidad geográfica en la que ésta se desenvuelve” (Ley 25467, art.2).

Firman:
– Agüero, Juan Omar. IESyH, Instituto de Estudios Sociales y Humanos, Misiones
– Aguirre-Urreta, Beatriz. IDEAN, Instituto de Estudios Andinos Don Pablo Groeber, Buenos Aires.
– Aimar, Hugo. IMAL, Instituto de Matemática Aplicada del Litoral, Santa Fe.
– Albano, Ezequiel V. IFLYSIB, Instituto de Física de Líquidos y Sistemas Biológicos, La Plata.
– Althabe, Fernando. CIESP, Centro de Investigación de Epidemiología y Salud Pública, Buenos Aires
– Appignanesi, Gustavo. INQUISUR, Instituto de Química del Sur, Bahía Blanca.
– Aramendia, Pedro. CIBION, Centro de Investigaciones en Bionanociencias, Buenos Aires.
– Arias, Claudia. CINTRA, Centro de Investigación y Transferencia en Acústica, Córdoba.
– Ascolani, Adrián. IRICE, Instituto Rosario de Investigaciones en Ciencias de la Educación, Rosario.
– Artz, Eduardo. IBIOBA – MPSP, Instituto de Investigación en Biomedicina de Buenos Aires – Instituto Partner de la Sociedad Max Planck, CABA.
– Baldo, Edgardo. CICTERRA, Centro de Investigación en Ciencias de La Tierra, Córdoba.
– Balseiro, Esteban. INIBIOMA, Instituto de Investigaciones en Biodiversidad y Medioambiente, Bariloche.
– Benvenuto, Omar. IALP, Instituto de Astrofísica de La Plata, La Plata.
– Bandieri, Susana. IPEHCS, Instituto Patagónico de Estudios de Humanidades y Ciencias Sociales, Neuquén.
– Bocco, Jose Luis. CIBICI, Centro de Investigaciones en Bioquímica Clínica e Inmunología. Córdoba. 01505443
– Bonaudo, Marta. ISHIR, Instituto de Investigaciones Socio-históricas Regionales de Rosario.
– Borsarelli, Claudio Darío. INBIONATEC, Instituto de Bionanotecnología del NOA.
– Botasso, Oscar. IDICER, Instituto de Inmunología Clínica y Experimental de Rosario.
– Bragoni, Beatriz. INCIHUSA, Instituto de Ciencias Humanas, Sociales y Ambientales, Mendoza
– Breccia, Javier. INCITAP, Instituto de Ciencias de la Tierra y Ambientales de La Pampa
– Brusco, Herminia. IBCN, Instituto de Biología Celular y Neurociencia “Profesor E. de Robertis”, Buenos Aires.
– Burton, Gerardo. UMYMFOR. Unidad de Microanalisis y Métodos Físicos en Química Orgánica, Buenos Aires.
– Cáceres, Alfredo Oscar. INIMEC, Instituto de Investigación Médica Mercedes y Martín Ferreyra, Córdoba.
– Calvo, Ernesto. INQUIMAE, Instituto de Química Física de los Materiales, Medio Ambiente y Energía, Buenos Aires.
– Campi, Daniel. ISES, Instituto Superior de Estudios Sociales, Tucumán.
– Candus, Luis E. INTEQUI, Instituto de Investigaciones en Tecnología Química, San Luis.
– Carbonetti, Adrián. CIECS, Centro de Investigaciones y Estudios sobre Cultura y Sociedad, Córdoba
– Casadío, Silvio. IIPG, Instituto de Investigación en Paleobiología y Geología, Río Negro.
– Carrillo, María Cristina. IFISE, Instituto de Fisiología Experimental. Rosario.
– Censabella, Marisa. IIGHI, Instituto de Investigaciones Geohistóricas, Resistencia.
– Collins, Pablo. INALI, Instituto de Limnología del Litoral, Santa Fe.
– Costa, Andrea. IATE, Instituto de Astronomía Teórica y Experimental, Córdoba.
– Chan, Raquel. IAL, Instituto de Agrobiotecnología del Litoral, Santa Fe.
– Chicote, Gloria. IdIHCS, Instituto de Investigaciones en Humanidades y Ciencias Sociales, La Plata
– Cocuci, Andrea. IMBIV, Instituto Multidisciplinario de Biología Vegetal, Córdoba
– Contreras, Sandra. IECH, Instituto de Estudios Críticos en Humanidades, Rosario
– Cuenya, Beatriz. CEUR, Centro de Estudios Urbanos y Regionales, Buenos Aires.
– Cutin, Edgardo Hugo. INBIOFAL, Instituto de Biotecnología Farmacéutica y Alimentaria, Tucumán
– Daleo, Gustavo R. IIB, Instituto de Investigaciones Biológicas, Mar del Plata
– Davio, Carlos. ININFA, Instituto de Investigaciones Farmacológicas, Buenos Aires.
– Della Védova, Carlos O. CEQUINOR, Centro de Química Inorgánica “Dr. Pedro J. Aymonino”, La Plata.
– Dichiara, Raúl. IIESS, Instituto de investigaciones económicas y sociales, Bahía Blanca.
– Domínguez, Eduardo. IBN, Instituto de Biodiversidad Neotropical, Tucumán
– Dozo, Teresa. IPGP, Instituto Patagónico de Geología y Paleontología, Puerto Madryn.
– Dubner, Gloria. IAFE, Instituto de Astronomía y Física del Espacio, CABA.
– Durán, Ricardo. IMAS. Instituto de Matemáticas Luis Santaló, CABA.
– Echenique, Viviana. CERZOS, Centro de Recursos Naturales Renovables de la Zona Semiárida. Bahía Blanca.
– Elicabe, Guillermo. INTEMA, Instituto de Investigaciones en Ciencia y Tecnología de Materiales, Mar del Plata
– Farfán Torres, Elsa Mónica. INIQUI, Instituto de Investigaciones para la industria Química, Salta.
– Fernandez, Victor Ramiro. IHuCSo, Instituto de Humanidades y Ciencias Sociales, Santa Fe.
– Ferreyra, Gustavo. CADIC (Director concursado, no asumió funciones aún), Centro Austral de Investigaciones Científicas. Tierra del Fuego.
– Franchi, Ana. CEFYBO, Centro de Estudios Farmacológicos y Botánicos, Buenos Aires.
– Funes, Leonardo.  IIBICRIT, Instituto de Investigaciones Bibliográficas y Crítica Textual, Buenos Aires.
– Galarza, Cecilia. CSC, Centro de Simulación Computacional para Aplicaciones Tecnológicas, CABA.
– Garda, Horacio A. INIBIOLP, Instituto de Investigaciones Bioquímicas de La Plata, La Plata.
– Gelman, Jorge. IHAYA, Instituto de Historia Argentina y Americana Dr. E. Ravignani, Buenos Aires.
– Giordano, Mariana. IIGHI -Instituto de Investigaciones Geohistóricas, Resistencia, Chaco
– Giorgi, Adonis. INEDES, Instituto de Ecología y Desarrollo Sustentable, Luján, Prov. de Bs As.
– Goloboff, Pablo A. UEL, Unidad Ejecutora Lillo, Tucumán.
– Gómez, Nora. ILPLA, Instituto de Limnología Dr. R.A. Ringuelet, La Plata.
– González-José, Rolando. Instituto Patagónico de Ciencias Sociales y Humanas (CENPAT), Puerto Madryn.
– Guiamet, Juan José. INFIVE, Instituto de Fisiología Vegetal, La Plata
– Guiance, Ariel. IMHICIHU, Instituto Multidisciplinario de Historia y Ciencias Humanas, Buenos Aires.
– Gutiérrez, Alicia Beatriz, IDH, Instituto de Humanidades, Córdoba.
– Heymann, Daniel. IIEP,  Instituto Interdisciplinario de Economía Política de Buenos Aires.
– Hasson, Esteban. IEGEBA, Instituto de Ecología, Genética y Evolución de Buenos Aires.
– Hongn, Fernando Daniel. IBIGEO, Instituto de Bio y Geociencias del NOA, Rosario de Lerma, Salta.
– Iribarne, Oscar Osvaldo. IIMYC, Instituto de Investigaciones Marinas y Costeras, Buenos Aires.
– Kaliman, Ricardo J. INVELEC, Instituto de Investigaciones sobre el Lenguaje y la Cultura, Tucumán.
– Katz, Néstor Eduardo, INQUINOA, Instituto de Química del Noroeste, Tucumán.
– Kochen, Silvia. ENYS, Unidad Ejecutora de Estudios en Neurociencias y Sistemas Complejos, La Plata.
– Kornblihtt, Alberto. IFIBYNE, Instituto de Fisiología, Biología Molecular y Neurociencias, Buenos Aires.
– Kropff, Laura. IIDyPCa, Instituto de Investigaciones en Diversidad Cultural y Procesos de Cambio, Bariloche.
– Lanata, José Luis. IIDyPCa, Instituto de Investigaciones en Diversidad Cultural y Procesos de Cambio, Bariloche
– López Greco, Laura S. IBBEA, Instituto de Biodiversidad y Biología Experimental y Aplicada, Buenos Aires.
– Luque, Enrique. ISAL, Instituto de Salud y Ambiente del Litoral, Santa Fe.
– Malchiodi, Emilio. IDEHU, Instituto de Estudios de la Inmunidad Humoral, Buenos Aires.
– Martínez, Luis D. INQUISAL, Instituto de Química de San Luis
– Mata, Sara. ICSOH, Instituto de Investigaciones en Ciencias Sociales y Humanidades, Salta.
– Mayosky, Miguel Angel. LEICI, Instituto de Investigaciones en Electrónica, Control y Procesamiento de Señales, La Plata
– Milone, Diego H. sinc(i), Instituto de Investigación en Señales, Sistemas e Inteligencia Computacional, Santa Fe
– Minotti, Fernando Oscar. INFIP, Instituto de Física del Plasma, Buenos Aires.
– Molina, Víctor. IFEC, Instituto de Farmacología Experimental de Córdoba.
– Murer, Gustavo. IFIBIO, Instituto de Fisiología y Biofísica Bernardo Houssay, Buenos Aires
– Navone, Graciela.  CEPAVE,  Centro de Estudios Parasitológicos y de Vectores,  La Plata
– Neiman, Guillermo. CEIL, Centro de Estudios e Investigaciones Laborales, Buenos Aires.
– Novick, Marta. CITRA, Centro de Innovación de los trabajadores, CABA.
– Otero, Hernán. IGEHCS, Instituto de Geografía, Historia y Ciencias Sociales, Tandil.
– Ortiz, Juan Pablo Amelio. IICAR, Instituto de Investigaciones en Ciencias Agrarias de Rosario.
– Paz, Juan Pablo. IFIBA, Instituto de Física de Buenos Aires.
– Perillo, María Angélica. IIBYT, Instituto de Investigaciones Biológicas y Tecnológicas, Conicet-Universidad Nacional de Córdoba.
– Piña, Carlos. CICYTTP, Centro de Investigaciones Científicas y Transferencia de Tecnología a la Producción, Diamante, Entre Ríos.
– Pirola, Carlos. IDIM, Instituto de Investigaciones Médicas Alfredo Lanari, CABA.
– Podestá, Florencio. CEFOBI, Centro de Estudios Fotosintéticos y Bioquímicos, Rosario
– Politis, Gustavo. INCUAPA,  Instituto de Investigaciones Arqueológicas y Paleontológicas del Cuaternario Pampeano, Olavarría.
– Prevosti, Francisco. CRILAR, Centro Regional de Investigaciones Científicas y Transferencia Tecnológica de La Rioja.
– Quintana, Flavio. IBIOMAR, Instituto de Biología de Organismos Marinos, Puerto Madryn.
– Rapalini, Augusto. IGEBA, Instituto de Geociencias Básicas, Aplicadas y Ambientales de Buenos Aires.
– Redondo, Maria Julia. INMABB, Instituto de Matemática de Bahía Blanca.
– Reinheimer, Jorge. INLAIN, Instituto de Lactologia Industrial, Santa Fe
– Rivarola, Roberto. IFIR, Instituto de Física de Rosario, Rosario.
– Romero, Andrea. INMIBO, Instituto de Micología y Botánica, Buenos Aires.
– Rosemberg, Celia Renata. CIIPME, Centro Interdisciplinario de Investigaciones en psicología Matemática y Experimental, Buenos Aires.
– Rubinstein, Marcelo. INGEBI, Instituto de Investigaciones en Ingeniería Genética y Biología Molecular “Dr. Héctor N. Torres”, Buenos Aires.
– Salomón, Horacio. INBIRS, Instituto de Investigaciones Médicas en Retrovirus y SIDA, Buenos Aires.
– Salvarezza, Roberto. INIFTA, Instituto de Investigaciones Fisicoquímicas Teóricas y Aplicadas, La Plata.
– Schattner, Mirta. IMEX, Instituto de Medicina Experimental, Academia Nacional de Medicina.
– Schvezov, Carlos. IMAM, Instituto de Materiales de Misiones.
– Scian, Alberto N. CETMIC, Centro de Tecnología de Recursos Minerales y Cerámica. La Plata
– Sedrán, Ulises. INCAPE, Instituto de Catálisis y Petroquímica José M. Parera, Santa Fe.
– Seijo, José Guillermo. IBONE, Instituto de Botánica del Nordeste, Corrientes
– Simionato, Claudia G. CIMA, Centro de Investigaciones del Mar y la Atmosfera, Buenos Aires.
– Sommadossi, Silvana. IITCI, Instituto de Investigación en Tecnologías y Ciencias de la Ingeniería, Patagonia Norte
– Spinedi, Eduardo. CENEXA, Centro De Endocrinología Experimental y Aplicada, La Plata
– Targovnik, Héctor. INIGEM, Instituto de Inmunología, Genética y Metabolismo, Buenos Aires.
– Teruel, Ana Alejandra.  CISOR, Unidad Ejecutora en Ciencias Sociales Regionales y Humanidades, Jujuy.
– Tocho, Jorge. CIOp, Centro de Investigaciones Ópticas, La Plata.
– Tozzini, María Alma. IIDyPCa. Instituto de Investigaciones en Diversidad y Procesos de Cambio, Bariloche
– Uchitel, Sebastián. ICC, Instituto de Investigación en Ciencias de la Computación, Buenos Aires.
– Vaira, Marcos. INECOA, Instituto de Ecorregiones Andinas, Jujuy
– Varela, Oscar. CIHIDECAR, Centro de Investigación en Hidratos de Carbono, Buenos Aires.
– Vázquez, Elba. IQUIBICEN, Instituto de Química Biológica de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales, Buenos Aires.
– Vecchietti, Aldo. INGAR, Instituto de Desarrollo y Diseño, Santa Fe
– Venturino, Andrés. CITAAC, Centro de Investigaciones en Toxicología Ambiental y Agrobiotecnología del Comahue
– Vila Petroff, Martín. CIC, Centro de Investigaciones Cardiovasculares, La Plata.
– Vila, Jorge. IMASL, Instituto de Matemática Aplicada, San Luis.
– Visacovsky, Sergio E. CIS, Centro de Investigaciones Sociales, Buenos Aires.
– Williams, Verónica Isabel. IDECU, Instituto de las culturas, Buenos Aires.

Las ciencias sociales y el monólogo del Ministro

3 de marzo de 2017 – Red de Historia de los Medios

por Mirta Varela

En 2008 el Ministro Barañao ya comparaba las Ciencias Sociales con la Teología y algunos investigadores le respondieron. Norma Giarraca, por ejemplo, no eludió preguntas difíciles: “¿por qué callaron los investigadores del Conicet durante la Dictadura?”, se preguntaba. Las ciencias duras “recibieron dinero por investigar” y muchos cientistas sociales “fueron ideólogos activos del Proceso”, respondía. ¿Cómo defender hoy a las Ciencias Sociales de los ataques fáciles sin ninguna autocrítica de quienes fueron ideólogos activos del poder y callaron durante años las diferencias con el Ministro?

El Ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación productiva afirma que es mentira que los investigadores en Ciencias Sociales estemos relegados, que se trata de una “autorregulación” de nuestra parte porque pensamos que los proyectos estratégicos no nos necesitan. Realiza estas declaraciones para la Revista Noticias que titula: “Lo que digo ahora se lo dije antes a CFK”. En efecto, acuerdo en este punto: no hubo un cambio de políticas científicas. Quienes sufrimos las consecuencias por habernos pronunciado en contra del rumbo adoptado durante los últimos años, lo sabemos mejor que nadie. Entonces y ahora, quienes realizamos cuestionamientos, vemos limitado nuestro espacio en las instituciones públicas universitarias y científicas que carecen de autonomía para dar este debate.

Pero el Ministro no parece hacerse responsable por una situación que pone el rol de las Ciencias Sociales en el ojo de la tormenta. Prefiere, en cambio, sugerirnos un listado de temas a investigar a través de las páginas de una revista de gran circulación: “el trabajo futuro, la inseguridad, la educación, la inclusión social, las villas”.  No voy a discutir el derecho que asiste al responsable del sistema científico nacional a interferir en la definición de problemas de investigación de un área que no le es propia (aunque el espacio elegido no parece el más propicio). Por el contrario, acuerdo con el principio de que la orientación de una política científica debería considerar el diálogo entre disciplinas con perspectivas plurales. De hecho, es lo que me llevó a cuestionar oportunamente que el Conicet destinara cuantiosos fondos a temas reñidos con la salud y el cuidado del medio ambiente. Por la misma razón que no me voy a oponer a que el Ministro señale una serie de temas que considera estratégicos para las Ciencias Sociales, no voy a aceptar que mi formación resulte un impedimento a la hora de echar una sombra de duda sobre la bondad de los acuerdos entre el Conicet e YPF o los avales a la producción de agrotóxicos.

En 2008, las intervenciones de Atilio Borón, Norma Giarraca y Eduardo Grüner entre otros, matizaron las explosivas declaraciones del Ministro que asimilaba las Ciencias Sociales a la Teología, en un contexto de apoyo unánime a la creación de un Ministerio de Ciencia. Giarraca recordó en ese momento el rol complaciente de muchos investigadores del Conicet durante la Dictadura y señaló que si en las ciencias duras “recibieron  dinero para investigar y callaron”, en “las ciencias sociales fue aún peor porque hubo científicos que se convirtieron en ideólogos activos del proceso militar” (Página 12, 14/1/2008). Durante los años que siguieron, el Ministerio conducido por Barañao aumentó considerablemente el presupuesto, al tiempo que promovía la conversión de recursos humanos tan altamente calificados como los investigadores y becarios del Conicet en aplaudidores del poder. Así, la Ciencia se ha visto transformada en ficción o entretenimiento, a sola condición de contar con difusión masiva. La confesión del Ministro cuando afirma que realizó un “stand up en la Rosada” que podemos encontrar  “en YouTube”, me exime de presentar mejores pruebas para afirmar que el anterior gobierno convirtió la Ciencia en un espectáculo. De hecho, es más sencillo encontrar parques temáticos y programas de televisión de divulgación científica, que los resultados de los proyectos de investigación dirigidos por el funcionario. Más aún, el Ministro -que ya ha alcanzado el más alto reconocimiento científico- tal vez haría bien en complementar su formación con cursos de actuación teatral u oratoria que no sólo le permitirían alcanzar la perfección en el monólogo y en el arte de provocar el aplauso, la admiración y la risa del público, sino quizá -de paso- volverlo más permeable a los intereses de las Humanidades. En cualquier caso, el gobierno de Cambiemos, que demanda productividad, modernización y orden, debiera considerar seriamente que es más fácil encontrar online los videos del Ministro hamacándose en el Parque de las Ciencias que un informe de los resultados obtenidos por el plan estratégico Argentina Innovadora 2020.

Nota completa:

http://www.posteos.rehime.com.ar/posteos/post20170303-001.php

Carta de las organizaciones de CyT presentada al MinCyT-CONICET (24/03/17)

A fines de febrero, trascendió que el MinCyT-CONICET envió listas de investigadores afectadxs a instituciones que no correspondían a las propuestas en los proyectos de investigación. Esas listas se confeccionaron y difundieron sin informar a la Comisión Mixta de Seguimiento ni a los investigadores afectadxs. Ante ello, las organizaciones de CyT presentaron al MinCyT-CONICET la siguiente carta en rechazo de estas acciones y para reafirmar el compromiso de cumplir con el Acta Acuerdo firmada el 23 de diciembre de 2017.